L’Ape musicale  

rivista di musica, arti, cultura

 

   

Indice articoli

Prensa Teatro Colón /Máximo Parpagnoli

Aída para festejar el Colón

 por Gustavo Gabriel Otero

Para festejar los ciento diez años de la inauguración del Colón de Buenos Aires la repuesta de Aida pareció volver al nivel de épocas mejores del teatro.

Buenos Aires, 29/05/2018 - Desde hace años el Colón de Buenos Aires perdió su lugar en el mundo de las casas de ópera de nivel internacional pero cada tanto nos sorprende con espectáculos que lo ponen en el nivel de otros tiempos. Precisamente con esta producción de Aida de Verdi -programada para festejar los ciento diez años de la inauguración de la sala con esa ópera- el Colón pareció volver al nivel de épocas mejores y que nunca debería haber perdido.

La suntuosa puesta en escena firmada por Roberto Oswald es original de 1996 y fue repuesta con éxito por uno de sus más fieles colaboradores: Aníbal Lápiz. Oswald -que falleció en 2013- fue uno de los puestistas más apreciados por el público del Colón y que más conocía el gusto por las ambientaciones de época, las escenografías monumentales y los vestuarios lujosos que siempre encandilaron a los espectadores del Teatro que el pasado 25 de mayo cumplió 110 años.

Aníbal Lápiz a la par de diseñar el suntuoso vestuario volvió a ocupar -como en 2016 con Tosca- el lugar de repositor de las ideas de Oswald. En este sentido fue fiel a la concepción original con movimientos de masas muy bien realizados e incorporando algún detalle de actuación más acorde a los tiempos actuales. Bien pensadas y ejecutadas las coreografías de Alejandro Cervera y adecuada la iluminación de Rubén Conde.

Con nervio y estilo perfecto se desarrolló la versión musical a cargo de Carlos Vieu; una garantía cuando de éste repertorio se trata.

Imponente en los momentos que así están escritos, ajustado y homogéneo se oyó al Coro Estable que dirige Miguel Martínez.

Latonia Moore fue una protagonista de lujo como Aida. De notable potencia, registro homogéneo, bello color y sutileza interpretativa cautivó de principio a fin de la obra.

El tenor italiano Riccardo Massi fue un adecuado Radamés que puedo interpretar el rol sin forzar la emisión en ningún momento aunque, quizás, se necesita en algún momento un tinte más heroico. Es joven, alto y distinguido y posee buen color vocal.

Nadia Krasteva como Ammeris fue, nuevamente, una intérprete de fuste tanto por su seguridad vocal como por su temperamento escénico y su volumen.

El bajo Roberto Scandiuzzi compuso un Ramfis de voz pareja y potente en todo el registro denotando toda la autoridad que el rol requiere.

Con emisión irregular y algunos problemas de fraseo el Amonasro del estadounidense Mark Rucker.

Lucas Debevec Mayer en el breve rol del Rey de Egipto se desempeñó con problemas de emisión y registro oscilante. Con esmerada corrección fueron servidos los roles menores por Raúl Iriarte (Mensajero) y Marisú Pavón (Sacerdotisa).

 

Teatro Colón. Giuseppe Verdi: Aida, ópera en cuatro actos. Libreto de Antonio Ghislanzoni, Eduard Mariette y Camille du Locle. Roberto Oswald, concepción escénica y escenografía. Aníbal Lápiz, reposición de la dirección escénica y vestuario. Christian Prego, repositor de la escenografía asociado. Alejandro Cervera, coreografía. Rubén Conde, iluminación. Latonia Moore (Aida), Nadia Krasteva (Amneris), Riccardo Massi (Radamés), Mark Rucker (Amonasro), Roberto Scandiuzzi (Ramfis), Lucas Debevec Mayer (El Rey). Raúl Iriarte (Mensajero), Marisú Pavón (Sacerdotisa). Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón. Director del Coro: Miguel Fabián Martínez. Director Musical: Carlos Vieu.


 

 

 
 
 

Utilizziamo i cookie sul nostro sito Web. Alcuni di essi sono essenziali per il funzionamento del sito, mentre altri ci aiutano a migliorare questo sito e l'esperienza dell'utente (cookie di tracciamento). Puoi decidere tu stesso se consentire o meno i cookie. Ti preghiamo di notare che se li rifiuti, potresti non essere in grado di utilizzare tutte le funzionalità del sito.