L’Ape musicale  

rivista di musica, arti, cultura

 

   

Indice articoli

Elīna Garanča

La clase y el splendor

 por Luis Gutierrez

El debut de Elīna Garanča en  América Latina a la Ciudad de México, Sala Nezahualcóyotl de la UNAM.

El debut de Elīna Garanča en México, y América Latina, es un acontecimiento de gran magnitud musical. Causó una gran expectación lo que se vio reflejado en el lleno absoluto de los lugares “útiles” de la sala, incluso más de la mitad de los lugares tras la orquesta estuvieron ocupados –normalmente es una zona vacía a menos que sea usada para acomodar a un coro de gran tamaño– lo que no se había visto desde el concierto de la Filarmónica de Viena en 1980. Y esa expectación se vio premiada con un evento inolvidable.

Su participación inició con ‘Das chas nastal’ de Orlanskaya dieva de Tchaikovski, e incluyó lo que serán dos de las tarjetas de visita de Elīna Garanča en los próximos años, Santuzza y Dalila; ‘O mon Fernand’ de La favorite finalizó la primera parte del programa. La segunda consistió en tres romanzas de zarzuelas y la Habanera y la Chanson Bohème de Carmen, que espero mantenga en su repertorio al menos por unos años. También se incluyeron la obertura de Ruslan i Lyudmila, la bacanal de Samson et Dalila, la primera danza de La vida breve y el Preludio de Carmen.

Es cierto que cantar a la altura de la Ciudad de México, 2300 metros sobre el nivel del mar, no es sencillo; en adición, en invierno la contaminación es mala constantemente. Ello afecta, normalmente, la afinación de los cantantes y el ritmo de su respiración. Debo decir que yo oí un legato inmaculado y una afinación cercana a la perfección. Elīna demostró una gran inteligencia al diseñar un programa equilibrado en variedad y duración.

Pienso que las voces perfectas para los roles veristas son feas y gritadas. Su Santuzza, en cambio, se oyó espléndida con su bella voz y un dominio técnico de la dinámica asombroso. Por cierto, creo que quienes se atrevan a cantar Turiddu tendrán una dura prueba escénica al justificar el abandono de esta mujer.

Dos detalles mostraron otras facetas de esta gran artista. Mostró su clase al cantar para quienes ocupaban el coro y los asientos laterales, incluso dando la espalda momentáneamente a la luneta; al inicio de la segunda parte del programa alguien desde el segundo piso le gritó “guapa” a lo que ella contestó con una sonrisa apabullante.

No soy dado al uso exagerado de adjetivos, pero sé que hoy me faltaron.

La Orquesta Sinfónica de Minería, dirigida por Constantino Orbelian, acompañó dignamente a la letona.

Finalizó citando a un colega que dijo: “hoy oímos el mejor concierto del futuro de 2017”.


 

 

 
 
 

Utilizziamo i cookie sul nostro sito Web. Alcuni di essi sono essenziali per il funzionamento del sito, mentre altri ci aiutano a migliorare questo sito e l'esperienza dell'utente (cookie di tracciamento). Puoi decidere tu stesso se consentire o meno i cookie. Ti preghiamo di notare che se li rifiuti, potresti non essere in grado di utilizzare tutte le funzionalità del sito.